Menu
stage img
  • Leído

Ursula Hasler | La pura verdad

01.07.2022 – BEAT MAZENAUER

En su novela “Die schiere Wahrheit” [“La pura verdad”], Ursula Hasler nos ofrece una doble ficción policíaca: en junio de 1937, Friedrich Glauser conoce a su ídolo literario Georges Simenon en Saint-Jean-de-Monts, localidad balnearia de la costa atlántica francesa. Ambos escritores aprovechan este encuentro fortuito para discutir sus estrategias literarias; esto los inspira para lanzarse a la redacción conjunta de una novela policíaca, en la que el inspector Studer, héroe de Glauser, se encuentra con Amélie Morel, personaje de Simenon, quien acaba de jubilar a su comisario Maigret.

Ursula Hasler "Die schiere Wahrheit. Glauser und Simenon schreiben einen Kriminalroman."Limmat Verlag, 2021 340 páginas, 36 francos

Este encuentro imaginario entre los dos autores de novela policíaca da lugar a un ingenioso juego literario, que pone de relieve su afinidad intelectual. Glauser y Simenon coinciden en que una buena novela policíaca es más que un simple enigma cuya clave permite restablecer el orden. “Ya que proponemos un enigma”, afirma Glauser, “que esta sirva para descifrar la personalidad del delincuente, para comprenderlo como ser humano”. En este sentido, Glauser pronto descubrió en Simenon a su gran modelo. En la novela de Ursula Hasler, ambos se involucran en un juego destinado a probar su afinidad criminológica.

¿En qué consiste la trama de la novela? La enfermera Amélie Morel encuentra un cadáver en la playa: ¿accidente o asesinato? Como la víctima es un ciudadano con doble nacionalidad suiza-norteamericana y posee contactos de alto nivel, el inspector Studer es designado por las autoridades suizas para esclarecer el caso. Mientras que el inspector francés Picot, debido a las presiones de las altas esferas, se decanta por el accidente, tanto Studer como Amélie Morel opinan que se trata de un crimen y por cuenta propia van en busca de la “pura verdad”.

Ursula Hasler ha realizado una lectura minuciosa de los textos de Glauser y Simenon, con el fin de recrear en su relato el ambiente que caracteriza tanto a unos como a otros. La competencia entre ambos detectives genera una divertida intriga, con pinceladas de Simenon y de Glauser. En esta doble ficción, la autora alterna entre una novela policíaca inventada y animadas conversaciones entre Glauser y Simenon en torno a sus estrategias literarias o al tema del derecho y la justicia. Esto hace de su encuentro imaginario una obra a la vez lúdica y entretenida, cuyo debate estimulante arroja luz sobre el actual éxito de las novelas policíacas y sobre aquello que esperan los lectores de este género.

top