Menu
stage img
  • Leído

Rebecca Gisler | Compartiendo el hogar con tío

07.10.2022 – BEAT MAZENAUER

Es bastante inusual que una autora o un autor publique un libro en dos idiomas. Rebecca Gisler lo hizo. Antes de publicarse en alemán en 2022, su libro Vom Onkel se publicó primero en francés, en 2021, con el título no del todo ortodoxo “D’oncle”. Esta transgresión de las normas gramaticales revela que a la autora le gusta jugar con el lenguaje, con total libertad y creatividad. Lo demuestra también en la versión alemana.

REBECCA GISLER Vom Onkel. Atlantis Verlag, Zúrich, 2022. 144 páginas. 27 CHF.

Vom Onkel está ambientado en Bretaña, en un pueblo de la costa atlántica, de aire idílico, pero en el que apenas pasa nada. El supermercado cercano y la taberna local, la Vieille Auberge, son sus únicas atracciones. La narradora y su hermano conviven involuntariamente con el tío, un individuo muy amable y regordete que sufre cada vez más de incontinencia, se asea cada vez menos y tiene su habitación llena de basura.

Los motivos de este menage a trois son tan oscuros como otros secretos familiares, que solo se perfilan vagamente bajo el velo del silencio. En la casa y el bello jardín que la rodea reina la mayor parte del tiempo una tranquila serenidad. Solo de vez en cuando se acelera el pulso, por ejemplo, cuando hay que llevar al tío al hospital por una urgencia o cuando el hermano, poco después, decide marcharse, harto de esta situación.

REBECCA GISLER D’Oncle. Ed. Verdier, París, 2021. 122 páginas. 24 CHF.

Rebecca Gisler cuenta esta historia en un libro tranquilo y poco espectacular, que brilla sobre todo por su estilo. Envuelve sus observaciones en frases largas, complejas y de bella composición, que, lejos de entorpecer la lectura, fluyen suavemente y le confieren una agradable cadencia. Hay que reconocer que a su historia le falta un poco de vigor de vez en cuando, ya que el tío no molesta ni provoca. Y el documental sobre Suiza, país del chocolate, con el que se deleitan el hermano y la narradora debido a que vienen de allí, suena algo a cliché.

Pero, en realidad, la novela se centra en la figura del tío. Mientras que todos se alejan de él por asco o hartazgo, la simpática narradora le sigue siendo fiel, por lo que al final, cuando de repente desaparece, sale a buscarlo... y lo encuentra justo cuando está a punto de comerse una gaviota. El encanto de esta obra tragicómica radica en la inquebrantable empatía con la que la narradora afrenta las excentricidades de su tío. Por este retrato “lleno de profunda humanidad”, Rebecca Gisler fue galardonada en 2021 con un premio suizo de literatura.

top