Menu
stage img
  • Leído

La pequeña fábrica de suizos

09.12.2021 – JÜRG STEINER

Este libro no contiene ninguna palabra que sobre y (casi) ninguna que cause sorpresa. Quizá por ello surte un efecto tan relajante como la respiración profunda que se practica en una sesión de yoga. Está lleno de oraciones breves, directas, revisadas de arriba abajo, que reducen la esencia de nuestro país a 170 páginas. Lo cual no impide que, en la página 151, sus autores dediquen algunas imprescindibles líneas a la pandemia del coronavirus y al controvertido papel de la Oficina de Salud Pública.

Daniel Hurter, Urs Kernen, Daniel V. Moser-Léchot: Der kleine Schweizermacher. hep Verlag, Berna. 2021. 3a edición. 170 páginas. 29 francos. Solo disponible en alemán.

Es de lamentar que su título, “Der kleine Schweizermacher” [“La pequeña fábrica de suizos”], con su ambicioso subtítulo “Todo lo importante sobre nuestro país”, posea una resonancia poco feliz, pues evoca la película que el director suizo Rolf Lyssy rodó en 1978, en la que criticaba la política de naturalización de Suiza. Este libro, que acaba de publicarse en su tercera edición, ofrece una visión prácticamente opuesta a la de la película de Lyssy y expone a la población suiza los temas que deben dominar los candidatos a la naturalización.

La obra no contiene nada que no deberíamos conocer. Sin embargo, cuando llega el día en que nuestra hija alcanza la mayoría de edad y se dispone a votar por primera vez, nos da gusto contar con esta pequeña obra que nos permite dar respuesta a todas sus preguntas. Porque es verdad que no siempre es fácil encontrar las palabras adecuadas para describir la amplia y variada riqueza de nuestro país, ni siquiera en una charla entre familiares. Así, al recorrer las páginas de este libro podemos hacernos además una idea muy concreta de lo que significa prepararse para el proceso de naturalización.

Sin duda, “Der kleine Schweizermacher” no está exento de lagunas, lo que en ocasiones da de Suiza una imagen un poco anticuada. El capítulo sobre literatura, por ejemplo, solo menciona cuatro escritores (Francesco Chiesa, Charles Ferdinand Ramuz, Max Frisch y Friedrich Dürrenmatt), como si en Suiza esta profesión fuera exclusivamente masculina.

Otros temas, como los seguros, se analizan con mayor profundidad. Se habla de una “mentalidad que aspira a protegerse ante cualquier riesgo en esta vida”. De ahí que, según los tres autores, los suizos “contraten pólizas que apenas tienen sentido o que ya están cubiertas por otros seguros”. Su opinión sobre las campanas de las iglesias también es lapidaria: “Mucha gente valora esta tradición, pero para algunos las campanas no son más que un ruido molesto”. Oraciones como ésta ilustran perfectamente la esencia suiza, incluso para sus propios ciudadanos.

top