Menu
stage img
  • Tema Clave

“El Banco Nacional enfrenta una doble presión”

17.03.2016

La misión del BNS es asegurar la estabilidad de los precios. Sin embargo, éstos han bajado desde que se abandonó el tipo mínimo o tipo de referencia. El economista Philippe Bacchetta explica por qué.

Catedrático en el Instituto Suizo de Finanzas y la HEC (Escuela de Altos Estudios Comerciales) de Lausana, Philippe Bacchetta reflexiona sobre la estrategia del Banco Nacional y llama la atención sobre la fuerte exposición del franco suizo en los mercados financieros mundiales.

Panorama Suizo: ¿Se diferencia el BNS del resto de los bancos nacionales?

Philippe Bacchetta: Los mecanismos del BNS son los mismos que los de los demás bancos; pero Suiza se distingue de otros países por ser una pequeña nación muy expuesta a las presiones de los mercados internacionales. Así, el BNS es un banco pequeño que se enfrenta a algo inmenso, a diferencia de Dinamarca, por ejemplo, un pequeño país menos expuesto.

¿Qué peso tiene el franco suizo en esta exposición de cara al extranjero?

Los inversores extanjeros incluyen en sus carteras activos en francos suizos. Compran acciones de la industria suiza u obligaciones de la Confederación Helvética. Depositan fondos en el sistema financiero suizo, que coloca parte de ellos en el extranjero. La riqueza de Suiza, sus fondos de pensiones, sus multinacionales, son a su vez una fuente de inversiones fuera del país. Esto es justamente lo que provoca esta exposición.

¿Cómo crea moneda el BNS?

Tomemos el reciente ejemplo de una adquisición de divisas (asunto clave en la política del tipo mínimo de cambio: ndlr). El BNS compra a un banco suizo obligaciones y títulos en euros. Haciendo esto, el BNS abona a dichos bancos estas sumas, lo que aumenta el flujo de moneda, concretamente la base monetaria. Los bancos tienen así una cuenta en el BNS, lo que constituye la mayor parte de la moneda. Este dinero produce intereses muy bajos, actualmente negativos; pero los bancos no saben dónde invertir este dinero en otra parte.

¿Pero el BNS también compra acciones, americanas, por ejemplo?

Sí. Vende euros para comprar dólares que invierte en acciones. Y para mantenerse en una posición neutral en sus elecciones, el BNS realiza sus compras en función del índice de un mercado. Por ejemplo, si el índice bursátil de Nueva York arroja un interés de las acciones de Apple del 2 %, el BNS invierte un 2 % en estas acciones. Sin embargo, ciertos valores, especialmente los de empresas del sector armamentístico, quedan excluídos de estas adquisiciones.

La misión del BNS es limitar la inflación y asegurar la estabilidad de los precios. ¿Se logra esta meta?

En sentido estricto, la respuesta es “no del todo”, ya que hemos tenido una inflación negativa provocada por el abandono del tipo mínimo de cambio (las empresas han bajado sus precios para mantener su competitividad: ndlr). El BNS enfrenta así una doble presión. Pero cabe precisar que hemos pasado por un periodo de inflación negativa, mas no de deflación, que iría acompañada de una recesión.

En enero de 2015 el BNS abandonó el tipo mínimo de cambio ¿Qué tan acertada fue esta decisión?

El abandono era ineludible, ya que no es bueno comprar algo por más de lo que vale, es decir, euros a 1,20 francos suizos en lugar de a 1,09 como actualmente. Al ritmo al que se hacían las adquisiciones de divisas extranjeras, hoy en día nos encontraríamos con activos muy superiores al Producto Interno Bruto de Suiza, lo que habría sido cada vez más peligroso [en caso de una caída del euro: ndlr].

En el fondo, ¿fue una buena idea lanzar esta política en 2011?

¿Por qué se tomó esta decisión si se sabía que era un callejón sin salida? Eso es lo que me pregunto.

Declaraciones recabadas por Stéphane Herzog

top