Menu
stage img
  • SwissCommunity

Libre circulación de personas: la Quinta Suiza exhorta al Consejo Federal

07.10.2022 – MARC LETTAU

El Consejo de los Suizos en el Extranjero insta al Consejo Federal a adoptar una postura firme para que se mantenga la libre circulación de personas. Están en juego los derechos de los 450000 suizos que viven en la UE.

El embajador Johannes Matyassy afirmó en Lugano que los suizos en el extranjero también deberían conectarse entre sí para así beneficiarse de las ventajas de una comunidad. Foto: Adrian Moser

En su reunión del 19 de agosto en Lugano, el CSE (el “Parlamento” de la Quinta Suiza) expresó su “extrema preocupación” por el estado de las relaciones entre Suiza y la Unión Europea. La ruptura de las negociaciones sobre un acuerdo marco con la UE le hace temer repercusiones especialmente graves para los 450 000 suizos que viven en la UE. Por tal motivo, el CSE solicita al Consejo Federal, mediante resolución unánime, que adopte una estrategia clara y transparente a favor de la libre circulación de personas. Hoy por hoy, los ciudadanos suizos que viven en la UE se benefician directamente y de muy diversas maneras del Acuerdo sobre Libre Circulación de Personas (ALCP) entre Suiza y la UE: por ejemplo, en materia de empleo, impuestos, prestaciones sociales y reagrupación familiar. Ante esta situación, el Presidente de la OSE, Filippo Lombardi, no tiene la más mínima duda: “La libre circulación de personas debe mantenerse a toda costa”.

Primeros efectos negativos

El CSE está preocupado, porque ya se están manifestando las primeras consecuencias negativas para Suiza de la ruptura de las negociaciones con la UE, de mayo de 2021. Ejemplo de ello es la marginación de Suiza en el programa de investigación Horizon Europe. Además, afirmó en Lugano el ex Embajador suizo y alto diplomático Alexis Lautenberg, el entorno de las negociaciones ha cambiado –globalmente– en detrimento de Suiza. El Brexit, continuó, ha venido a complicar la situación: mientras que el Reino Unido proclama su voluntad de “estar fuera”, Suiza desea, en principio, cooperar estrechamente con la UE. Pero desde el Brexit, la posición de Suiza se ha “erosionado totalmente”. Aunque es concebible que la UE desarrolle un concepto global para sus relaciones con terceros países, puntualizó Lautenberg, es dudoso que tal concepto pueda satisfacer las necesidades de Suiza.

Filippo Lombardi, presidente de la OSE, (de pie), jugó en casa en el Congreso en Lugano: es miembro del gobierno municipal de esta ciudad. Foto: Adrian Moser

La e-ID tiene el viento en popa

En Lugano, el CSE también se pronunció en torno a la identificación electrónica (e-ID), en cuyo lanzamiento está trabajando Suiza. El CSE se manifestó claramente a favor de este proyecto, ya que está a punto de desarrollarse –tras el fracaso de una propuesta inicial en las urnas– una e-ID respaldada por el gobierno.

Desde el punto de vista del CSE, la e-ID está llamada a acelerar la democracia electrónica, allanando el camino para el voto electrónico, lo que redundará en beneficio de la Quinta Suiza.

Más sobre el Congreso y la sesión del CSE: revue.link/lugano

top