Menu
  • Literatura

La mujer que puso a Napoleón en su sitio

04.02.2021 – Charles Linsmayer

Escritora y brillante intelectual, la ginebrina Germaine de Staël pasó la mayor parte de su vida en París, aunque tuvo que exiliarse una y otra vez a Suiza.

Cuando ella le preguntó cuál era, en su opinión, la mujer más importante de todos los tiempos, Napoleón le respondió: “La que haya dado a luz al mayor número de hijos”. Germaine de Staël se incomodó. Sin embargo, esta ginebrina, nacida en París en 1766, era madre de cinco niños, por lo que en este campo tampoco se quedaba a la zaga. Desde 1786 estuvo casada con el barón sueco de Staël, aunque sin comprometerse jamás con la monogamia. Nadie sabía a ciencia cierta cuál de sus amantes era el padre de sus hijos.

Sin duda, la maternidad no era su principal cualidad. Lo eran su brillantez intelectual, su inquebrantable voluntad de hacerse valer como mujer y, sobre todo, su aguzada pluma, que le dio fama en toda Europa y llevó al autoproclamado Emperador Napoleón al borde de la desesperación.

En el castillo familiar de Coppet, cerca de Ginebra, Germaine de Staël sobrevivió a la Revolución, que al principio vio con buenos ojos. Tras la caída de Robespierre regresó a París en 1794 y reunió a la élite conservadora en su salón. Al principio entabló amistad con Napoleón, pero terminó enemistándose con el Emperador a propósito de la injerencia de Francia en la fundación de la República Helvética, que ella no aprobaba.

Dos temas predilectos: Italia y Alemania

Los éxitos literarios de Germaine de Staël se basaban en sus viajes, que ni siquiera la incertidumbre de los tiempos logró impedirle. “Corinne ou l’Italie” [“Corinne o Italia”] (1807) combina, con desbordante romanticismo, la cultura y la historia italianas con el romance entre Corinne y un lord inglés. “De l’Allemagne” [“De Alemania”], obra a la que debemos la calificación de Alemania como el “país de poetas y pensadores”, se basa en un viaje que realizó en 1803-04 a Berlín y Weimar, donde se introdujo en el círculo intelectual de Goethe y Schiller. La policía napoleónica impidió en 1810 la publicación de esta obra: destruyó el manuscrito y las planchas, y obligó a la autora a retirarse a Coppet. Al sentirse amenazada allí también, huyó en 1812 a Inglaterra, donde “De l’Allemagne” se publicó en 1813.

La conciencia liberal de Europa

La ira de Napoleón era comprensible, pues el homenaje a la Alemania poética era en realidad una protesta hábilmente disfrazada contra la represión cultural en Francia y revelaba, mejor que cualquier otro texto, a la elocuente opositora con la que contaba Napoleón en la persona de Germaine de Staël. Frente al poderoso dictador, ella encarnaba, desde hacía mucho, algo así como la conciencia liberal de Europa. Pero también sus otros libros irritaban a Napoleón, quien había escrito, en forma anónima, una acerba crítica de “Delphine”. Por su parte, “Corinne” lo incomodaba ya por el simple hecho de que la novela, a pesar de haber sido escrita en el año de su coronación como rey de Italia, no le dedicaba ni una sola mención.

“No carece de cierto interés”

Cuando, el 14 de julio de 1817, falleció Germaine de Staël a los 51 años, dejando atrás una vida llena de emociones, pasión y sensualidad, había reabierto hacía mucho su salón parisino con todo su antiguo brillo, mientras que Napoleón permanecía recluido a perpetuidad en Santa Elena. Allí confió a su amigo Las Cases, en agosto de 1816, que después de haber vuelto a leer el libro, estaba obsesionado por su rival y su “Corinne”: “La veo, la oigo, la siento, quiero huir de ella, tiro el libro al suelo. Me acordaba del libro mejor que al leerlo hoy. De cualquier forma, persistiré. Quiero leerlo hasta el final. Me parece, igual que antes, que no carece de cierto interés”.

Charles Linsmayer es filólogo y periodista en Zúrich

“¡Oh, la sociedad, la sociedad! ¡Cómo endurece el corazón y vuelve frívolo el espíritu! ¡Cómo nos lleva a vivir siguiendo la opinión de los demás! ¡Si la gente volviera a encontrarse un día, cada uno libre de las influencias de los demás, qué aire tan puro llenaría sus almas! ¡Qué nuevas ideas, qué sentimientos tan verdaderos los refrescarían!” 

De: Germaine de Staël: “Corinna oder Italien” (Corinna o Italia), 1807

Bibliografía: “Über Deutschland” [“De Alemania”] está disponible como libro de bolsillo de la editorial Reclam.
 

top