Menu
stage img
  • Selección

Stress

21.03.2018 – Stéphane Herzog

En Suiza, Stress es para el rap lo que Stephan Eicher para el rock: un artista tan conocido como fácil de reconocer. Este año sacará su séptimo álbum. Para este inquieto joven de 41 años nacido a orillas del mar Báltico, el hip hop hunde sus raíces en el rock, no en el groove black. “Me considero roquero. Me crié en una barriada de Estonia. No había mucha criminalidad: el Estado era el criminal. Hacíamos cola para conseguir papel higiénico y pan y, a falta de alcohol, la gente bebía agua de Colonia. ¿Lausana? Esta ciudad tranquila ha sido para mí un oasis de paz”. Así lo relató el rapero en un reportaje de “Vacarme”, un programa de la emisora La Première, en noviembre de 2017.

Stress habla de Suiza y el dinero con un aplomo desconcertante y, a la vez, lleno de humor. Se le reprocha que haya hecho publicidad para Coca-Cola. Defiende su decisión burlándose de un país donde no gustan las estrellas. “Cuando vendes discos, está mal porque vendes discos; cuando grabas para Coca-Cola, está mal porque grabas para Coca-Cola. Pero es que para mí, cuando tenía 15 años, beber una Coca-Cola era como beber del Santo Grial”, explica.

Stress, que se ha trasladado a Zúrich, es firme partidario de una Suiza plural. Es algo que reflejó en su momento en sus letras, muy duras con la Unión Democrática del Centro (UDC). “En la suiza alemana hay mucha música populista”, se lamenta, en alusión a colegas raperos. “¡Algunos hacen música tirolesa! Hombre, no puedes ponerte a cantar eso... Venimos de la música urbana y nuestra cultura es la diversidad”. ¿Un empresario comprometido? Ese podría ser un buen oxímoron para describir a este artista pícaro e inquieto.

top