Menu
  • Editorial

No se reducirán los contenidos

02.10.2014

Más moderna y menos aburguesada, algo más ligera y claramente estructurada, pero sobre todo bien legible – también en su versión electrónica. Esas eran nuestras metas principales a la hora de diseñar la nueva presentación de “Panorama Suizo”.

También estaba claro que no se reducirían los contenidos. “Panorama Suizo” no es ni una revista de tendencias ni una revista del corazón. El cometido de la Redacción es proporcionar a los suizos en el extranjero información y análisis serios de y sobre Suiza. Las numerosas reacciones de los lectores dan fe de que esto es apreciado, incluso en la era de Twitter y compañía. Ahora esperamos que también la “nueva indumentaria” guste y sea apreciada.
El creciente número de suscriptores que leen “Panorama Suizo” en su edición de papel electrónico podrán seguir haciéndolo a través de la aplicación ya existente. El año próximo se lanzará, para la primera edición de 2015, una aplicación más elaborada y adaptada a los nuevos estándares. Dicha aplicación será de mucho más fácil manejo y funcionará asimismo en teléfonos móviles inteligentes (smartphones).
Y ahora algo de información sobre el contenido de esta edición: una vez más nos ocupamos del tema de la migración. En noviembre se decidirá en las urnas sobre la iniciativa Ecopop, de la ya informamos en nuestra edición de junio. Por eso volvemos a tratar el tema, profundizando en el aspecto del desarrollo demográfico, dado que los iniciadores reivindican – además de radicales limitaciones de la inmigración en Suiza – muchos más medios financieros para la planificación familiar en países en vías de desarrollo. Este es un tema muy delicado, por eso no son infrecuentes las discusiones acaloradas al respecto. Escuchando a los políticos durante sus debates, uno se pregunta una y otra vez: ¿Cómo se puede estar tan convencido del propio punto de vista, no tener ninguna duda? Parece que se va perdiendo la capacidad de cobrar conciencia sobre circunstancias complejas, pese a las propias convicciones, y considerar las opiniones de los demás. En realidad, ésa es la condición sine qua non para el funcionamiento de la democracia suiza.

Barbara Engel, jefa de redacción

Esta vez, el tema clave está casi desprovisto de contenido político: el historiador  Stefan Keller cuenta la apasionante historia del arte de la relojería y el desarrollo del sector relojero en Suiza.

top