Menu
stage img
  • Selección

Lara Gut-Behrami

07.06.2021 – Theodora Peter

Gracias a ella, Suiza, orgullosa nación del esquí, es nuevamente líder mundial: en el Campeonato Mundial celebrado en Italia en febrero, Lara Gut-Behrami ganó dos medallas de oro y una de bronce. Con este triunfo histórico, la tesinesa de 30 años se suma al palmarés de esquiadoras legendarias como Erika Hess o Vreni Schneider. Sin embargo, Lara Gut-Behrami dista mucho de ser tan popular como la “Vreni de oro” de los años 1990, pues esta ambiciosa deportista no se deja encasillar en ninguna categoría, menos aún en la de adorable “niñita del esquí”: sus críticas públicas de las condiciones de las carreras y sus respuestas monosilábicas a los periodistas le han granjeado en los medios la fama de “arisca”. También causó algún desagrado su obstinación a seguir su propio camino, tomando a su padre como entrenador privado.

En 2009, con apenas 18 años, esta talentosa esquiadora fue catapultada ya al primer plano, al conquistar de golpe dos medallas de plata en su primer campeonato mundial. Hoy lleva más de treinta triunfos mundiales y en 2016 ganó la codiciada Bola de Cristal como mejor esquiadora de la temporada. Sin embargo, un año después sufrió una rotura de ligamentos, lo que le haría comentar posteriormente que su cuerpo había accionado el freno de emergencia. Aprovechó su descanso forzado para buscarse a sí misma y contestar a la pregunta: “¿Qué quiero yo en la vida, fuera del esquí?” Parte de su respuesta la dio en el registro civil, al casarse en el verano de 2018 con el futbolista y antiguo jugador de la selección suiza Valon Behrami. En este deportista profesional encontró su alma gemela y, en sus palabras, “mi hogar”. Desde entonces, Lara Gut-Behrami parece haber hallado el equilibrio entre el éxito y la vida.

top