Menu
stage img
  • Buzón

Cartas al director

23.01.2020

La Suiza de cartón

Un tema de la última edición de “Panorama Suizo” fueron los cien años de historia de las láminas suizas para manualidades. Quisiéramos dar las gracias a los numerosos lectores y lectoras que participaron en el sorteo de veinte láminas para manualidades. Ya hemos notificado a los ganadores y enviado las láminas por correo. Esperamos que se diviertan construyendo la “Suiza de cartón”.

Marc Lettau, redactor jefe y Sandra Krebs, asistente de redacción

 

Cuando Suiza encarcelaba a los pobres y a los inadaptados

Todos los suizos conocemos el término “internamiento administrativo”, pero quienes no se han visto directamente afectados no se lo pueden imaginar. El informe de la comisión independiente de expertos muestra por fin la magnitud de esa práctica inhumana y siento escalofríos al leerlo. El hecho de que las leyes no se hayan cambiado hasta 1981, principalmente por la presión exterior (la incompatibilidad con la Convención Europea de Derechos Humanos), demuestra que incluso en la década de 1980 había escasa conciencia de esta injusticia. Debieron intervenir muchas personas valerosas para poner fin a ese sistema injusto y ahora, décadas más tarde, para arrancarlo del olvido. Admiro profundamente a estas personas.

Oskar Schmid, Ottobrunn, Alemania

Gracias por airear esta faceta vergonzosa de mi país. En retrospectiva siento una profunda repulsión, aunque al mismo tiempo siento gratitud por quienes tienen el valor de hacernos ver este capítulo poco glorioso de nuestra historia. Y esto a pesar del apego que siento por el país que me ha hecho como soy.

Laurent Bürki, Guidel, Francia

Me sentí sorprendida y muy conmocionada al descubrir esto. No pude apartar la mirada de su informe. Y esto pasó ante mis ojos durante 25 años, mientras vivía en Suiza. Nunca se habló de ello, nunca fue tema de conversación en la mesa. ¿Quién lo sabía? Abominable y vergonzoso.

Isabel Fuchs, Connecticut, EE. UU.

La lectura de este artículo me produce escalofríos. Felicidades por la publicación de su revista, aunque mi visión idílica de Suiza haya resultado un poco mermada. Yo, que tan orgullosa estaba de mi naturalización…

Isabelle Lescure-Bellan, Lisboa, Portugal

Todavía existen razones para estar orgulloso de un país que acepta, voluntariamente, abordar ese lado poco glorioso de su pasado y aceptarlo.

David Gani, Londres, GB

Me asusté cuando leí la fecha: 1981. Yo pensaba que ese episodio había terminado después de la Segunda Guerra Mundial y no sabía que se había prolongado durante tanto tiempo. Los responsables seguramente pensaban que hacían algo bueno por los “internados” y las familias separadas; sin embargo, esto no debe aceptarse como disculpa.

Ernst Rütimann, Trang, Tailandia

Elecciones 2019: la nueva política se viste de distintos tonos de verde

Algunos de mis conocidos que también viven en Alemania tienen un poco de envidia —en mi opinión, con mucha razón— por el sistema político suizo. Esperemos a ver qué logra la “nueva” política. Me siento optimista, pues las mujeres y la gente joven aportarán algo diferente a lo que hicieron los políticos confortablemente instalados en sus escaños desde hace siglos. En cuanto al porcentaje de mujeres, ¡qué gusto! Es casi increíble que Suiza, uno de los últimos países europeos en introducir el voto femenino, esté ahora casi a la cabeza. ¡Sigue así, Helvetia!

Andrea Fröhlich, Benningen bei Stuttgart, Alemania

Me alegra la nueva tendencia en materia de voto y, sobre todo, el fortalecimiento de la opción verde. Esperemos que se apruebe el voto electrónico. Tengo la impresión de que el hecho de pensar y actuar de manera global, sin descuidar “lo nacional”, puede dar como resultado una política exterior suiza más eficaz y coherente ante los nuevos desafíos.

Miguel Márquez Díaz, Osorno, Chile

Recibí tarde la documentación para votar: tres semanas después de la fecha límite. Espero que se imponga pronto el voto electrónico. Estamos en el siglo XXI. Felicidades a todas las mujeres y a todos los jóvenes que representan lo mejor de Suiza.

Christiane Johnson, Redding, California

¿Por qué no alude el autor a la baja participación, de apenas un 45,1 %? Hay más no votantes que votantes: esto relativiza los resultados. También da la impresión de que, además del desinterés, de la impotencia política o la modestia, posiblemente también se dude de la credibilidad de muchos políticos y partidos. Esto es una lástima y también es peligroso, pues no se debe dejar la democracia en manos de movimientos totalitarios de ningún color político, sólo porque exijan atención hablando más fuerte que los demás. Una buena política necesita siempre la capacidad de llegar a acuerdos, no de iniciar confrontaciones. Si bien esto no es tan espectacular, resulta mucho más eficiente para el bienestar general.

Eric Weber, Tailandia

El primer parque de estrellas suizo

Es muy cierto: nosotros, los humanos, también necesitamos caer en la oscuridad para conciliar un sueño verdaderamente reparador. Poder observar un cielo lleno de estrellas es un nuevo DERECHO que el ser humano debería reclamar. De la misma manera que escuchar el canto de los pájaros y el croar de las ranas. Todo ello forma parte de las emociones naturales, de las emociones de niños, que han sido reemplazadas por las del cine o la televisión. Mientras tanto, la naturaleza, esa gran generadora de mágicos espectáculos, se está quedando sin público.

Santiago de German Ribon, Bogotá, Colombia

Gracias por el valor y el buen ejemplo. Ojalá esto sea un modelo que inspire a muchos seguidores en toda Suiza y en el resto del mundo.

Katharina Preis-Jost, Hausen ob Verena, Alemania

Ahorro sin intereses

Para todos nosotros la situación es incluso peor: las cuotas que cobran los bancos a los suizos en el extranjero han aumentado enormemente. Nuestro banco cantonal, por ejemplo, exige por cada cliente 120 francos adicionales a las tasas de la cuenta, sólo porque vivimos en Alemania. Esto equivale a una factura de 360 francos al año, en realidad para nada.

Giacomo a Marca, Alemania

Las tasas de interés negativas son un verdadero problema. De momento, aquí en Australia, las tasas de interés están en un mínimo histórico, pero aún no son negativas. Si alguna vez llegan a estar por debajo de cero, entonces el dinero en efectivo valdrá más que la misma cantidad en el banco. La gente comenzará a buscar alternativas. El problema es si el gobierno amenaza con pena de cárcel y multas severas por guardar billetes en casa. Además, las transacciones en efectivo de más de 10 000 dólares australianos implican fuertes multas, e incluso la cárcel. Me pregunto cómo los bancos han ganado tanto poder sobre nosotros. El interés negativo sólo funciona para un puñado de personas. No creo que sea una buena opción.

Danny Zemp, Australia

top