Menu
stage img
  • Buzón

Cartas al director

22.05.2018

Los acontecimientos del 68, cincuenta años después. Entrevista a Fritz Osterwalder

Como suizo, prácticamente de la misma generación que el Profesor Osterwalder, aunque residente en el Reino Unido, recuerdo muy bien los acontecimientos de aquella época. En Cambridge, a finales de los 70’s firmamos peticiones, organizamos manifestaciones y ocupamos las instalaciones de la Universidad para que ésta ofreciera servicios de guardería al personal y a los estudiantes. Este movimiento radical era democrático, socialista y feminista. No comparto la opinión de Fritz de que si hubiera ocurrido una revolución, ésta habría sido antidemocrática, caótica y totalitaria. Las revoluciones de Rusia y China tuvieron lugar en sociedades que se caracterizaban por una profunda pobreza y opresión, y fueron combatidas con violencia por fuerzas internas y externas de corte fascista, como todo el mundo lo sabe. No hay ningún motivo para pensar que Europa habría seguido el mismo camino.

Greg Kaser (Reino Unido)

La fábrica secreta de ideas. El camión suizo que funciona con hidrógeno

¡Es fantástico que los suizos lo hayan inventado! Sé que el hidrógeno es el combustible del futuro y que urge contar con un gran número de vehículos que funcionen con hidrógeno, para vivir en un mundo mejor. Lo llevo pensando desde hace más de veinte años. Cada localidad, ciudad o aldea, dispone de electricidad y agua, por lo que se puede producir hidrógeno en todas partes durante las horas de menor demanda de electricidad, y después almacenarlo. ¿Quién dirá que el agua destilada contamina? Quizá las petroleras, que son las que más contaminan el mundo.

John Bosshard (EE. UU.)

Leí con interés su artículo sobre la tecnología energética basada en el hidrógeno, cuyo desarrollo al parecer se vio frustrado por el auge de la energía eléctrica o de las baterías. Si logramos superar el obstáculo de los costes iniciales de desarrollo y producción, parece ser una mejor opción que las baterías eléctricas, que plantean problemas de almacenamiento, sobre todo cuando se trata de desecharlas.

Moritz Steiger (Reino Unido)

Es una lástima que esta tecnología esté condenada a desaparecer, por lo compleja que es. Es difícil imaginar que esta forma de cargar combustible sea viable en casa o en trayectos largos. La tecnología y la infraestructura son demasiado costosas en comparación con la electricidad.

Jen le Grand (Canadá)

Suiza apoya a Libia. Un millón para los guardacostas

Mientras en los países africanos no exista ninguna o sólo una escasa infraestructura económica, social y sanitaria, no habrá tampoco ninguna perspectiva de futuro. La gente huye hacia lugares en los que espera encontrar una vida mejor. Todo lo demás son puras quimeras. Después de todo, ese continente fue explotado durante siglos, se impidió que tuviera un desarrollo adecuado, etc. En pocas palabras, es necesario invertir dinero, mucho dinero, para ayudar a construir la infraestructura que hace falta. Y hacerlo lo antes posible, pues la población del continente africano se duplicará en los próximos 40 años. No consigo ni imaginarme lo que se le vendrá entonces encima a nuestra vieja Europa.

Erwin Balli-Bautista (España)

top