Menu
  • Editorial

Cargando un ligero equipaje, pero un enorme sufrimiento

01.07.2022

Bucha, Irpín, Mariúpol… de Ucrania nos llegan dramáticas imágenes. Nos muestran el verdadero rostro de la guerra: miedo y pánico, muerte y devastación, atrocidades y expulsión. Esta guerra nos desafía a todos. Incluso cambia a Suiza, que, tras años de política restrictiva en materia de refugiados, ahora pone a prueba su cultura de bienvenida.

Marc Lettau, redactor jefe

Decenas de miles de refugiados de Ucrania que llegaron con equipaje ligero, pero cargando un enorme sufrimiento, fueron recibidos sin mayores trabas. La guerra también obliga a Suiza a cuestionarse a sí misma: ¿cómo debe comportarse en estas circunstancias un pequeño país que se considera neutral? ¿A partir de cuándo el hecho de no inmiscuirse pasa a ser indiferencia?

Cuando estalló la guerra, el Consejo Federal decidió en primera instancia que Suiza, en su calidad de país neutral, no impondría sanciones a Rusia y solo tomaría “medidas para evitar que las sanciones de otros países fueran eludidas a través de Suiza”. ¿Qué significaba esto en concreto? Nadie lo sabía a ciencia cierta.

Desde entonces, parece que Suiza actúe arrastrada por los acontecimientos. Tan solo unos pocos días después se adhirió a todas las sanciones de la UE, porque ser neutral no puede equivaler a no asumir ninguna postura, tal y como declaró Ignazio Cassis, Presidente de la Confederación. Rusia reaccionó poniendo a Suiza en la lista de “países hostiles”, si bien los lazos entre Rusia y Suiza siguen siendo amplios y opacos: el 80 por ciento del comercio ruso de materias primas pasa por Suiza y los oligarcas cercanos al Kremlin podrían tener hasta 200 000 millones de activos en Suiza.

De estos millones, los "cazadores de fondos" suizos tan solo han encontrado y congelado una ínfima parte. La Comisión de Helsinki, una organización norteamericana independiente, acusa a Suiza de ser “cómplice de Putin”: una acusación grave, que podría obligar a Suiza a revisar seriamente sus leyes contra el blanqueo de capitales.

Pero dejemos a los que se preocupan por sus miles de millones y volvamos a centrarnos en los que temen por su vida y su futuro. Hemos entrevistado a algunos refugiados en una aldea bernesa para averiguar cómo contestan esta pregunta: ¿Cómo trata Suiza a los refugiados de Ucrania?

top