Menu
  • Política
  • Voto electrónico

Voto electrónico: todas las esperanzas se cifran ahora en Correos de Suiza

05.08.2022 – EVELINE RUTZ

Hoy no existe en Suiza la posibilidad de votar en línea. Si todo transcurre conforme a lo planeado, los cantones podrán volver a realizar pruebas piloto en 2023. Para entonces debería estar disponible el sistema de voto electrónico de Correos de Suiza.

Vamos por buen camino: tal es, en pocas palabras, el tenor de la declaración conjunta emitida en abril por la Cancillería Federal y Correos de Suiza a propósito del voto electrónico. Esta declaración se sustenta en un informe de expertos independientes quienes, tras analizar detenidamente el sistema de voto electrónico de Correos, concluyeron que se habían logrado “sustanciales progresos”: desde 2019 la documentación se ha vuelto más transparente, más completa y está mejor estructurada; asimismo, el código fuente obtuvo, en términos generales, una buena calificación. Sin embargo, los expertos también detectaron algunos puntos débiles: por ejemplo, deficiencias en el protocolo criptográfico, que sirve para verificar los votos emitidos sin violar el secreto del voto y que es de vital importancia para la seguridad. Correos ya ha tenido en cuenta algunas de estas observaciones y asevera que el proyecto se encuentra en una “nueva fase de desarrollo”, que concluirá en el transcurso del año 2023.

El voto electrónico en Suiza: un cuento de nunca acabar

En los últimos años, la votación digital pareció estar al alcance de la mano en reiteradas ocasiones. Sin embargo, a los informes positivos no tardaron en suceder toda una serie de reveses y contratiempos. En 2004 se probó por primera vez el voto electrónico; en 2015, los ciudadanos de algunos cantones incluso pudieron participar en las elecciones nacionales a través de la computadora, la tableta o el smartphone. La Quinta Suiza aprovechó ampliamente esta opción, emitiendo alrededor de un tercio más de votos de lo usual.

Quince cantones realizaron más de 300 pruebas, hasta que el Consejo Federal decidió suspender el ensayo en 2019. El cantón de Ginebra se vio obligado a dar marcha atrás por motivos económicos y Correos de Suiza tuvo que hacer lo mismo a causa de ciertas deficiencias de seguridad. Posteriormente, el gobierno federal ajustó los parámetros para un nuevo ensayo de voto electrónico: aumentó las exigencias de seguridad, abogó por una estrategia de código abierto y anunció que contrataría a especialistas independientes para poner a prueba el funcionamiento del sistema. La primera prueba acaba de realizarse.

“Confiamos en el procedimiento y esperamos que Correos introduzca rápidamente las mejoras necesarias.” Ariane Rustichelli, Directora de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE)

Tres cantones planean ensayos para 2023

Ariane Rustichelli, Directora de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE), expresa un cauto optimismo: “Confiamos en el procedimiento y esperamos que Correos introduzca rápidamente las mejoras necesarias”. Los partidarios del voto electrónico ya se han visto defraudados en más de una ocasión, reconoce. “Sólo creeremos que las cosas avanzan realmente cuando veamos los progresos con nuestros propios ojos”. Es probable que la voluntad política de promover el voto electrónico haya cobrado impulso gracias a la crisis del coronavirus, ya que el estado de emergencia ha demostrado lo valiosos que pueden ser los servicios digitales. “La administración electrónica de nuestro país contribuye a garantizar nuestra democracia directa”, afirma Ariane Rustichelli. Y añade que algunos cantones están interesados en iniciar las pruebas en 2023: Basilea-Ciudad, San Galo y Turgovia. Por su parte, los Grisones desean empezar en 2024.

La Escuela Superior de Ciencias Aplicadas de Berna también ha desarrollado un código fuente

El hecho de que todas las miradas estén puestas en Correos tiene que ver con la falta de competencia. El sistema de voto electrónico del cantón de Ginebra ha sido objeto de seguimiento, pero solo en un área. Un equipo de la Escuela Superior de Ciencias Aplicadas de Berna, que ya había sido consultado anteriormente para las especificaciones criptográficas, ha seguido desarrollando el código fuente desde 2019. Cuando finalizó el contrato del cantón pionero, siguió trabajando como parte de un proyecto federal de ciberadministración. “Logramos desarrollar todas las partes del sistema que atañen a la seguridad”, afirma el Catedrático de Informática Rolf Haenni. El esfuerzo ha merecido la pena, asegura: el código de acceso público ha alcanzado un elevado nivel de calidad; podría servir de base para otros sistemas, dice Haenni. “Lamentablemente, de momento ninguna empresa ha mostrado interés en él”.

Los jóvenes lo hacen todo con el smartphone

Desarrollar un sistema de voto electrónico es sumamente complejo y costoso, explica Ariane Rustichelli. Correos de Suiza ya ha invertido mucho dinero y tiempo en esto, señala. “Esperamos que siga con este nivel de compromiso”. Correos destaca la importancia estratégica del proyecto: “Está en juego nuestro futuro en un mundo cada vez más digital, por lo que se trata de una inversión crucial para Correos y su porvenir”, afirma su portavoz Silvana Grellmann. Las encuestas han mostrado que los electores desean tener otro canal de votación. Esta demanda irá en aumento. “Las jóvenes generaciones acostumbran hacerlo todo con el smartphone. Que no puedan hacerlo en el ámbito específico de la participación política sería difícil de comprender para ellos en un futuro próximo”.

“El mayor reto es mantener la confianza en nuestra solución.” Roberto Cirillo, Director General de Correos de Suiza

Correos de Suiza confirma su intención de ofrecer un sistema de voto electrónico en 2023. Sin embargo, su lema sigue siendo "Más vale seguridad que velocidad". Su Director General Roberto Cirillo declaró recientemente ante los medios de comunicación: “El mayor reto es mantener la confianza en nuestra solución”. De ahí que la empresa dé a conocer con toda transparencia cómo detecta y erradica los errores. En 2021, publicó su código fuente y lanzó un programa de recompensas por encontrar errores. Correos recibió no menos de 130 notificaciones de hackers y recompensó las indicaciones pertinentes con un total de 97 000 francos. En cambio, no da a conocer el monto de los demás gastos que destina al voto electrónico.

Una vez que Correos de Suiza haya mejorado su solución informática, se llevará a cabo otra auditoría independiente. Solo cuando se disponga de los resultados, los cantones podrán actuar y solicitar la autorización de nuevos ensayos. Según proceda, tendrán que adaptar su infraestructura, los procesos existentes, las interfaces con otros sistemas y la tarjeta de votación. “Un proyecto de integración de este tipo tarda entre un año y año y medio, debido a diversos factores y plazos”, asegura Barbara Schüpbach-Guggenbühl, Presidenta de la Conferencia Suiza de Cancilleres de Estado. Por ello, usar el voto electrónico en las elecciones federales de otoño de 2023 es un objetivo ambicioso; es poco probable que se alcance. Los aproximadamente 788?000 suizos residentes en el extranjero probablemente tendrán que recurrir al servicio postal. Ariane Rustichelli sería la primera en lamentarlo: “Como los documentos suelen llegar demasiado tarde, muchos no podrán ejercer sus derechos políticos”.

top