Menu
stage img
  • Política

Suiza da un viraje a la derecha

04.11.2015 – Jürg Müller

La Unión Democrática de Centro (UDC), el partido más grande, crece notablemente, los pequeños partidos del centro menguan, y también la izquierda sale debilitada a raíz de las elecciones federales.

El panorama político de Suiza es muy distinto del que prevalecía antes de las elecciones parlamentarias del 18 de octubre de 2015 – que por cierto se celebran por 50.ª vez en la historia de nuestro país. Y además de esta 50.ª conmemoración hay otro acontecimiento histórico que mencionar: desde la introducción de las elecciones proporcionales en 1919 nunca había ganado un sólo partido tanta fuerza en el Consejo Nacional. El extraordinario triunfo electoral de la UDC es coronado por el no menos importante aumento de votos de los Liberales Radicales (PLR). Prácticamente todos los demás partidos se fueron desmoronando, en mayor o menor medida. Los resultados electorales son especialmente amargos para los nuevos partidos del centro, que en las últimas elecciones en 2011 figuraban entre los ganadores: el PBD, surgido de la escisión de la UDC y los Verdes Liberales (PVL).

Los triunfadores: UDC y PLR

  • La UDC se fortalece con un 29,4% de los votos. En las elecciones de 2011 había descendido hasta un 26,6% y, por primera vez desde 1987, había perdido votos. Ahora gana en el Consejo Nacional once escaños suplementarios, y con un total de 65 mandatos constituye con mucho el partido mayoritario. Dos personalidades resultan sintomáticas: con el nuevo político Roger Köppel, editor y jefe de redacción de „Weltwoche“, la UDC se apodera del Consejo Nacional con el mayor número de votos personales jamás obtenido en Suiza. Además, la era Blocher tendrá continuidad femenina en la hija de Christoph Blocher, Magdalena Martullo-Blocher, Directora de Ems-Chemie, que ha logrado ingresar al Consejo Nacional.
  • El PLR ha logrado invertir la tendencia tras una larga caída de más de treinta años, pasando del 15,1 al 16,4% de los votos; con sus 33 escaños, ha ganado tres mandatos.
  • Si bien el PS sigue siendo el segundo partido más fuerte, y su porcentaje de votos se mantiene muy estable (2011: 18,7%; 2015: 18,8%), ha perdido tres escaños y el Presidente de su grupo, Andy Tschümperlin, del cantón de Schwyz, no ha sido reelegido.
  • En la izquierda, el Partido de los Verdes sufre una grave derrota. Ya en las últimas elecciones estaba entre los perdedores, y ahora baja del 8,4 al 7,1% de los votos. En vez de quince, a los Verdes ahora les quedan sólo once escaños.
  • El PDC ha sido arrastrado también por la espiral descendente. Este partido de larga tradición retrocede del 12,3 al 11,6% de los votos. Aunque sólo se lleva un susto menor al perder un escaño y todavía conserva 28, este partido registra el peor resultado electoral de su historia.
  • El balance es amargo para el PVL, sobre todo en vista de los espectaculares resultados que logró en 2011, cuando pasó de tres a doce escaños y obtuvo el 5,4% de los votos. Ahora ha descendido al 4,6% y su número de escaños, ahora siete, se ha reducido casi a la mitad.
  • También ha sufrido una gran mengua el partido de la Consejera Federal Eveline Widmer-Schlumpf, el PBD, que en 2011 figuraba entre los triunfadores: su porcentaje de votos descendió del 5,4 al 4,1%, y su número de escaños de 9 a 7.

Reagrupación en el frente conservador

El espectacular triunfo electoral de la UDC y del PLR se ve acentuado por el hecho de que la derecha, incluidos los pequeños partidos Lega dei Ticinesi (dos escaños) y el Mouvement Citoyens Genevois (un escaño), dispone ahora de la mayoría absoluta en el Consejo Nacional, con 101 escaños. Esto no es una mayoría automática, porque si bien esta mayoría podría ser importante a nivel económico, social y fiscal, en otros campos resulta insignificante. Por ejemplo, en la política europea el PLR difiere ampliamente de la UDC porque defiende abiertamente la vía bilateral.

En vista de estos resultados electorales es importante tener muy en cuenta que Suiza ha sido tradicionalmente un país conservador, con una mayoría claramente conservadora, e incluso conservadora de derecha. Antes, el panorama político estaba dominado por los poderosos liberales y los no menos influyentes católicos conservadores en alianza con el pequeño Partido Conservador PAI (ahora UDC). En un proceso de muchos años, las fuerzas políticas se han reagrupado. Hoy, los conservadores de derecha se encuentran considerablemente reforzados en el seno del partido populista de derecha UDC, inscribiéndose así dentro de una tendencia que se observa en toda Europa.

El derrumbe de los partidos del centro obedece sobre todo a su falta de perfil. No han logrado sumar fuerzas con el PDC. Tampoco hay que descartar que el triunfo a corto plazo de los Verdes Liberales y el PBD resulte muy efímero. En Suiza ha habido una y otra vez partidos que alcanzaban éxitos impresionantes durante un tiempo, pero luego volvían a desaparecer. Muy ilustrativo a este respecto es el Landesring der Unabhängigen (Círculo Nacional de Independentistas).

Los actuales problemas de los refugiados y la resultante política migratoria han sido fatales para los competidores de la UDC. Todos los demás campos políticos, por ejemplo los temas medioambientales, la renuncia a la energía nuclear, las cuestiones sociales, han pasado a segundo plano y por tanto han influido en los resultados electorales de los Verdes. A su vez, el futuro económico incierto le ha dado votos al PLR: por eso, muchos han buscado refugio dentro de este partido que tradicionalmente defiende valores económicos.

Ir al artículo adicional "Más candidatos, más listas"

Ir al artículo adicional "Estabilidad en el Consejo de los Estados"

Ir al artículo adicional "Alta tensión en las elecciones al Consejo Federal del 9 de diciembre"

top