Menu
  • Política

Servicio público, “vacas lecheras” de la gasolina y embriones-probeta

17.03.2016

El 5 de junio también se votará sobre tres proyectos de ley totalmente distintos:

En el Parlamento reina una unanimidad poco común para rechazar la Iniciativa Popular “En favor del Servicio Público”, lanzada por algunas revistas de consumidores. Esta iniciativa solicita que ciertas empresas federales tales como Correos, Swisscom o la SBB, funcionen sin ánimo de lucro, renuncien a las subvenciones cruzadas de otros sectores administrativos y no persigan intereses fiscales. Además, los sueldos de estas empresas no deberían sobrepasar los de la Administración Federal. La iniciativa exige un “servicio honrado a precios razonables”, en vez de “tarifas abusivas”, “precios astronómicos” y “ganancias de miles de millones”. Sus opositores advierten de que tal iniciativa puede acarrear un debilitamiento del Servicio Público y un aumento de impuestos.

La “Iniciativa de las vacas lecheras” no concierne a la agricultura, sino al transporte. Los importadores de automóviles y las asociaciones de transporte por carretera, promotoras de la iniciativa “en favor de una política de transportes justa”, se consideran las “vacas lecheras” de la nación, porque no todos los ingresos de los impuestos sobre los hidrocarburos redundan en beneficio de los transportes por carretera, sino tan sólo cerca de la mitad. La otra mitad va a parar directamente a las arcas generales de la Confederación. Los iniciadores exigen que la totalidad de este impuesto sirva para fines específicos del transporte por carretera, donde se van perfilando dificultades de financiación.Excepto la UDC y parte del PLR, a nivel parlamentario nadie apoya esta iniciativa popular. La asignación de la totalidad de los impuestos para fines específicos, haría peligrar otras tareas de la Confederación. Además, los opositores advierten del riesgo de una pérdida fiscal de 1 500 millones de francos.

En la enmienda a la Ley de la Medicina Reproductiva se trata de complejas cuestiones éticas. El pueblo aprobó en 2015 la reforma constitucional, lo que legaliza el diagnóstico genético preimplantacional, antes prohibido. No obstante, un comité ampliamente respaldado por personalidades de diversos partidos, tanto de la derecha como de la izquierda, ha lanzado un referéndum contra la Ley de Aplicación de dicha enmienda. Se trata de los requisitos para realizar un análisis genético durante el proceso de fecundación artificial. También se teme una selección o eliminación de embriones, por ejemplo los portadores de trisomía 21, antes de implantarlos en el útero materno.

(JM)

top