Menu
stage img
  • Política

La Ley de los Suizos en el Extranjero aclara y especifica las obligaciones de todos

04.11.2015

A primeros de noviembre entró en vigor la Ley de los Suizos en el Extranjero (LSE), importante para los ciudadanos suizos residentes en el extranjero, porque define claramente las obligaciones de la Confederación con respecto a los suizos en el extranjero, pero asimismo los derechos y las obligaciones de dichos ciudadanos.

La Ley de los Suizos en el Extranjero (LSE) es el resultado de una iniciativa parlamentaria del Consejero de los Estados Filippo Lombardi, un tesinés que, junto con Rudolf Wyder, ex director de la OSE, luchó durante años por esta ley.

En realidad, la LSE no es una nueva ley, sino una recopilación de todas las disposiciones relativas a los suizos en el extranjero hasta ahora repartidas en varias leyes y en decretos y reglamentos, y abarca desde los derechos políticos, pasando por la ayuda social y la protección consular hasta la información y el apoyo institucional a los suizos en el extranjero. La LSE presenta los derechos y las obligaciones, así como los servicios y apoyos en forma de resumen sinóptico, sin por ello centralizar ni uniformar todo. El objetivo de la LSE es fomentar la comunicación entre las distintas autoridades, así como entre el ámbito público y el privado. Un ejemplo es la Dirección Consular del Departamento Federal de Asuntos Exteriores (DFAE), que actuará en el futuro, junto con las representaciones suizas en el extranjero, como “ventanilla única” para cualquier asunto relacionado con los suizos en el extranjero.

La LSE rige tanto para personas jurídicas como para individuos y es aplicable a todos los ciudadanos suizos que se encuentran fuera del país – es decir, no sólo a los que viven en el extranjero, sino también a los que están en otro país durante un breve periodo de tiempo, por ejemplo de vacaciones. Los principios de subsidiariedad y la responsabilidad propia (véase el recuadro abajo) son fundamentales y están estipulados explícitamente en la LSE.

Breve resumen de la Ley de los Suizos en el Extranjero

VIGENCIA

La LSE regula los derechos y las obligaciones de los suizos en el extranjero, el apoyo de las instituciones de suizos en el extranjero, la asistencia a todos los suizos cuando están en el extranjero en una situación de emergencia, así como la protección consular para personas jurídicas

RESPONSABILIDAD PROPIA

La LSE se basa en el principio de la responsabilidad propia. La Confederación espera que cada persona asuma por sí misma la responsabilidad personal cuando prepare y realice una estancia en el extranjero o bien cuando desempeñe una actividad en otro país, se comporte de forma que afronte el riesgo adecuadamente e intente superar por sí misma las dificultades que surjan (véase el recuadro).

GUICHET UNIQUE (VENTANILLA ÚNICA)

El DFAE es el punto de contacto al que pueden dirigirse los ciudadanos suizos para consultas sobre temas que atañen a los suizos en el extranjero. Esta llamada “Guichet unique” se compone sobre todo de la Helpline del DFAE (teléfono: +41 800 24-7-365) y de la red de representaciones suizas.

INSCRIPCIÓN OBLIGATORIA

Para los ciudadanos suizos residentes en el extranjero es obligatorio inscribirse en la correspondiente representación (consulado o embajada). La inscripción es requisito indispensable para ejercer los derechos políticos, y ahora para recibir las prestaciones de ayuda social.

NOTIFICACIÓN DE CAMBIOS

Los suizos en el extranjero tienen que actualizar por sí mismos los datos personales que proporcionaron al inscribirse. Según el Código Civil Suizo, esta obligación rige en el caso de cambios de estado civil y no tiene necesariamente que ver con la LSE. A la hora de comunicar un cambio de domicilio, la LSE simplifica el proceso: quien una vez en el extranjero se mude y se domicilie en otro distrito consular, sólo tendrá que comunicar el cambio de domicilio a una de las dos representaciones, que actualizará debidamente el registro de suizos en el extranjero.

DERECHOS POLÍTICOS

Por una parte se simplificará el ejercicio de los derechos políticos de los suizos en el extranjero, ya que los ciudadanos con derecho a voto ya no tendrán que renovar cada cuatro años la inscripción en el Registro Electoral, y por otra parte se borrará del Registro Electoral a las personas cuya documentación electoral haya sido devuelta tres veces consecutivas porque no se ha localizado al destinatario/a la destinataria en la dirección indicada. Ahora, los ciudadanos suizos en el extranjero con derecho a voto podrán comunicar a su municipio electoral su renuncia a ejercer sus derechos políticos. Dicha renuncia puede evocarse en cualquier momento. Quien se haya inscrito recientemente en el Registro Electoral ejercerá su derecho a voto en el último municipio en el que haya residido en Suiza. Para las personas inscritas previamente en un Registro Electoral no habrá ningún cambio y podrán votar también en su municipio de origen.

AYUDA SOCIAL

La mayor parte de las disposiciones hasta ahora vigentes sobre la ayuda social para suizos en el extranjero han sido transferidas a la LSE. Sólo pueden realizar una solicitud los ciudadanos suizos inscritos en el Registro de Suizos en el Extranjero. En casos urgentes se puede hacer una excepción temporal.

PROTECCIÓN CONSULAR Y CONSEJOS SOBRE VIAJES

Los consejos sobre viajes que quedarán estipulados en la legislación federal gracias a la LSE se dirigen a todos los suizos que viajan, también a los suizos en el extranjero. A la hora de calcular las tasas y los reintegros corespondientes a ayuda prestada por la protección consular se considerará si los afectados han seguido los consejos para viajes publicados por el DFAE. Según la LSE, la Confederación podrá ahora conceder también a los suizos en el extranjero el derecho a recibir protección consular en viajes fuera del país de residencia.

OTROS SERVICIOS CONSULARES

La LSE no comporta cambios en los sectores de servicios administrativos ni de otros servicios consulares como los que gestionan el estado civil, la nacionalidad, la documentación, el seguro suizo AHV/AVS e IV/AI y el reclutamiento militar.

 

Responsabilidad propia

Uno de los puntos clave de la Ley de los Suizos en el Extranjero es el principio de la responsabilidad propia. En el artículo 5 se estipula lo siguiente: “Cada persona asume la responsabilidad de la preparación y la realización de una estancia en el extranjero o del ejercicio de una actividad en el extranjero.” Esto significa en la práctica que desde el 1.o de noviembre no existe derecho absoluto a protección consular. El Estado actuará sólo subsidiariamente, especialmente concediendo por ejemplo ayuda social.

Si alguien incurre en un comportamiento negligente a la hora de preparar un viaje o durante el mismo, de ahora en adelante se le facturarán los servicios de la protección consular. Se considera negligencia el hecho, por ejemplo, de ignorar los consejos para viajes del DFAE. Pero también quien no disponga de un seguro de viaje actúa negligentemente.

Estas disposiciones deben ser observadas especialmente también por los ciudadanos suizos enviados al extranjero por una empresa suiza, que deben aclarar previamente con sus empresarios si éstos disponen de un seguro que cubra al personal durante sus estancias en el extranjero.

En cualquier caso, antes de un viaje o una estancia en el extranjero se deben seguir las consejos de viaje de las páginas web del DFAE o consultar la Helpline. (BE)

Hacia la ley

Hacia la entrevista con el Consejero de los Estados Hans Stöckli

top