Menu
  • Buzón

Cartas al director

04.11.2015

Me avergüenzo

Vivo en Alemania desde hace 26 años y siempre me reciben bien como suiza. Hoy, 21 de septiembre de 2015, me avergüenzo profundamente de ser suiza. Un pueblo del cantón de Argovia que debía acoger a ocho (!) refugiados ha preferido pagar 20.000 francos con tal de no hacerlo! ¡Pobre Suiza rica!

R.G., Erkrath, Alemania

¿Acaso suena culto?

Por lo general no escribo comentarios ni censuro nada en los periódicos, pero esta vez estoy que trino: ¿acaso suenan cultas palabras como “AGUDO, DESENFADADO, DIFAMADO, CONCORDANCIA, DEMOCRACIA DE LA CONCORDANCIA, CONSENSO, etc.”? Mi madre se revolvería en su tumba si llegara a escuchar hasta qué punto se está degradando la lengua alemana utilizada en Suiza – incluso por la redactora-jefe de un periódico suizo leído con gusto en el mundo entero. ¡Saludos muy cordiales!

René Graf, Maple Bay BC, Canadá

Mal representados

En general los suizos en el extranjero estamos mal protegidos y representados. Todo lo que se oye en los círculos políticos y en la administración son sólo palabras huecas. Se siente su reticencia a tomar en serio a los suizos en el extranjero, a considerarlos legítimos ciudadanos suizos (incluso en muchos consulados y embajadas). No todos somos multimillonarios con domicilio en EE.UU. Desde hace mucho tiempo, los suizos en el extranjero carecemos de la debida atención por parte de ningún partido y es realmente asquerosa la manera como se nos representa. Además, la Comisión de los Suizos en el Extranjero es un hato de inútiles y haraganes sin metas, sin una misión concreta, sin eficiencia de ningún tipo.

Wave Dancer, argonaut51@hotmail.com

Somos suizos extranjeros

El texto del catedrático Kohler “Batalla de mandatarios e interpretación del presente” es un breve y perspicaz ensayo sobre el dilema de los suizos que viven en su país hoy en día; además, se abstiene de todo juicio de valor. No obstante, guarda muy poca relación con los suizos en el extranjero, incluido yo mismo, que formamos la llamada Quinta Suiza y realmente carecemos por completo de identidad. Somos suizos extranjeros y hemos sido tratados como tales, especialmente los suizos americanos o americanos suizos. Si un día nos convertimos en el 27.º cantón, estaremos asimismo divididos al menos en cinco partes: los suizos de la UE, los suizos americanos (los americanos suizos, que actualmente somos los peor tratados por nuestros bancos – todo ello gracias a los americanos, ¡por supuesto!), los suizos de la Common Wealth, los suizos sudamericanos y, para abreviar, los suizos del resto del mundo. En lo que se refiere a Suiza, las personas mayores solemos ser nostálgicas, quizá estemos en busca de una cuenta bancaria para poder comprarnos una taza de café suizo.

Robert Enggist, Hamilton, New Jersey, EE.UU.

Aportando nuestro granito de arena

Las reivindicaciones de muchos suizos en el extranjero relativas a la representación política y la creación de un distrito electoral propio me parecen sencillamente desvergonzadas. ¡¡¡Si hemos salido de nuestro país, fue por decisión propia!!! Me parece extraordinariamente generoso que sigamos con el derecho de votar y aportar nuestro granito de arena, aunque ya no vivamos en Suiza y a fin de cuentas nuestra vida cotidiana apenas si se verá afectada por los resultados de las votaciones (excepto cuando se trate de cuestiones directamente relacionadas con el extranjero). Yo estoy claramente contra la creación de un distrito electoral especial para los suizos en el extranjero. Tampoco votaría nunca a favor de un suizo en el extranjero. Quien quiera participar activamente en la política suiza, debería volver a residir en Suiza. En mi opinión, el que podamos votar en comicios de todo tipo, es un privilegio que no todos los países conceden a sus ciudadanos que residen en el extranjero.

Susanne Boss, s-boss@online.no

¡Por favor, un viraje a la derecha!

Ya es hora de que los suizos se pongan a reflexionar sobre sus 724 años de independencia. En vez de seguir acercándose a la EU con muletillas poco claras (a excepción de la UDC que no se anda con rodeos), el Parlamento debería usar su valioso tiempo para hacer cosas mejores en pro de Suiza y los suizos. ¡Como sólo lo hace la UDC! Así que, parlamentarios y consejeros federales del resto de la ensalada de partidos de Suiza, den un fuerte viraje a la derecha en dirección a la UDC. El pueblo suizo se los agradecerá. Esta Europa es una unión corrupta que no protege los impuestos, sino que los disipa. Véase a Grecia y también a España, cada vez más corrupta tras la irrupción del partido socialista-comunista “Podemos”. Andalucía es el peor ejemplo a seguir.

Daniel Oppliger, danieleufemia@gmail.com

top