Menu
stage img
  • Buzón

Cartas al director

10.07.2019

El servicio alternativo suizo casi demasiado exitoso

Cuando en un restaurante la gente no pide carne porque la pasta sabe mejor, el objetivo del cocinero no puede ser que la pasta sepa mal. En vez de eso, debe buscar el motivo por el que la gente no pide carne y mejorar lo que esté mal. Es decir, que el gobierno suizo debería haber empezado hace décadas a pensar cuáles son las tareas actuales y futuras de un ejército suizo y debería haberlo reestructurado para hacerlo más atractivo. Sí, yo también hice el servicio alternativo hace veinte años, y fue exactamente porque no quería tener que “vigilar un puente con un fusil”. Ya entonces para mí el servicio militar era mucho menos atractivo que las tareas del servicio alternativo.

Tobias Munz, Hamburgo, Alemania

Yo conozco ambos lados. Cursé mi escuela de reclutas como paramédico. Lamentablemente, para nuestro superior las reglas de las habitaciones y estar parados en fila o gritarnos sin ningún motivo era mucho más importante que nuestra formación de paramédicos. Por eso, después de la escuela de reclutas la mayoría no sabía ni poner bien una venda. Y por eso me cambié al servicio alternativo. Presté servicios en diferentes lugares. Cada día veía resultados y también aprendí mucho. En vista de esto llego a la clara conclusión de que mi servicio alternativo fue un servicio a la patria, y que el servicio militar, en cambio, no lo fue.

Marcel Ellenstein, Zúrich

Lucens, la fusión del reactor nuclear suizo

He leído en Panorama Suizo que en 1969 se produjo una fusión del núcleo en el reactor nuclear de Lucens. Es algo que ignoraba, muchas gracias por la información. Este caso despierta recuerdos propios. En 1964 se intentó con todo el poder político imponer un reactor nuclear en el valle del Rin de San Galo (en Rüthi, cerca de Hirschensprung). Los argumentos de entonces: una necesidad imperiosa, suficiente agua de enfriamiento del Rin, limitación de daños en caso de siniestro, ya que la mitad de los daños afectaría a Austria, un vecino inmediato. Los oponentes activos de dichos planes eran tachados de traidores y acusados de hablar mal de los suyos y de rechazar el progreso. Esa ya no era mi Suiza y fue uno de los motivos por los que me fui al extranjero.

Hanspeter Widrig, Stein, Alemania

La ley de armas suiza más estricta

Me he dado cuenta de las similitudes entre EE. UU. y Suiza. Me parece que nos enfrentamos a muchos de los mismos problemas, como el control de armas y su comercio. Al igual que en Suiza, nuestra Constitución garantiza el derecho a poseer armas. Mucha gente aquí quisiera eliminar ese derecho, o restringirlo mucho. No olviden que todos los países que les quitaron las armas a sus ciudadanos primero las registraron. He quedado sorprendido y decepcionado de que se alineen con los deseos de la UE a este respecto. Exhorto a mis amigos suizos a que rechacen todos los futuros intentos de la UE de quitarles su soberanía e independencia.

Ted Grob, Grafton, EE. UU.

El derecho a voto de los suizos en el extranjero bajo presión

Pienso lo mismo que la mayoría de escritores de comentarios en relación con el voto de los suizos en el extranjero. Yo vivo en Canadá desde hace 48 años, soy ciudadano canadiense y aunque pensara volver a vivir a Suiza (Ginebra, donde crecí), no creo que pudiera hacerlo en vista del costo de vida allí y la pensión de jubilación que tengo aquí. Por lo tanto, si bien sigo de cerca las noticias de Suiza y reviso los diferentes documentos de votación que recibo, me parece incorrecto hacer oír mi voz en asuntos que no me afectan y nunca me afectarán, y tampoco puedo afirmar que comprendo por completo los problemas sin vivir allí.

Werner Hohler, Winnipeg, Canadá

top