Menu
  • Buzón

Buzón

17.08.2015

Es necesario que haya un debate

La quintaesencia del artículo de Georg Kohler en la edición de agosto es la afirmación de que la democracia nacional-estatal ya no es capaz por sí misma, y haciendo caso omiso de los intereses transnacionales, de garantizar bases sólidas para un ordenamiento y un desarrollo aceptados a nivel internacional. Antes de hacer semejante afirmación hay que preguntarse cómo surgen el orden y el desarrollo aceptados a nivel internacional. En Europa es la UE quien se encarga de ello y ahora mismo está demostrando cómo las decisiones se toman en pequeños círculos. Basta citar a modo de ejemplo a los que toman decisiones en el caso de Grecia, a saber, el TTIP y el CETA. En este problemático caso, el proceso es determinado por el socio comunitario económicamente más poderoso: Alemania y su canciller. Cuando hay problemas, el TTIP y el CETA se reúnen en secreto, impidiendo así un acuerdo, en principio posible, de toda la UE. No puedo proponer una mejor solución, pero el sistema suizo de encontrar una solución mediante un referéndum toma en consideración más intereses y también es aplicable a nivel internacional.

Günter Bergerhoff, Bonn, alemania

Una lentitud exasperante

La lentitud del desarrollo del voto electrónico me parece exasperante. Desde que vivo en una región del centro de Brasil, ya no puedo votar. Recibo el material sólo unos días antes de las votaciones, a veces después, así que es inútil pensar en devolverlo. No comprendo que los responsables sean tan “quisquillosos” y lleven tanto tiempo trabajando en ello sin lograr un sistema que funcione. Y de nuevo se constata que cada cantón trabaja por separado en lugar de tener un proyecto nacional. Los únicos perjudicados son los suizos en el extranjero, que no pueden ejercer uno de sus derechos constitucionales.

Alain Leuba, Brasil

Sólo unos cuantos cazadores de ratas

En ninguna página web de los partidos principales de Suiza se encuentra un apartado en el que se tome en serio a los suizos en el extranjero, o que podría interesarnos a los suizos en el extranjero. ¡Sencillamente no existimos! Como mucho unos cuantos solitarios cazadores de ratas (políticos) se hacen publicidad para las elecciones de octubre de 2015, pero ninguno demuestra lo que hace de verdad en favor de los suizos en el extranjero. Esa es la realidad.

Dave Dancer, por correo electrónico

Zimmerwald y Suiza

Ya había descubierto la anécdota de Zimmerwald en una obra de Jean Ziegler titulada „Le bonheur d’être suisse” (La felicidad de ser suizo). Recomiendo la lectura de este libro que puede nutrir el debate sobre la Historia de Suiza. En mi opinión, sería interesante que “Panorama Suizo” entrevistara al autor.

Robert Gall, Francia

top