Menu
stage img
  • Oído

Stefanie Heinzmann | Una identidad estereotipada

05.08.2021 – MARKO LEHTINEN

Ahí están de vuelta: esa sonrisa pícara, ese inconfundible dialecto valesano, esa personalidad sincera. En la actualidad, no pasa un día sin que Stefanie Heinzmann aparezca en la televisión suiza: ya sea en el reality showDas Schweizer Tauschkonzert”, en un anuncio publicitario que promociona una bebida colorverde chillón o en programas en los que presenta su nuevo álbum.

Pero la antigua estrella de casting del programa “TV total” de Stefan Raab no lo tiene fácil. Es cierto que desde su primera aparición, en el año 2007, sabe sacarle todo el provecho a la televisión. Es famosa, toda Suiza conoce a esta artista oriunda de Visp. Pero la cosa tiene sus ventajas y desventajas. Si bien logra entusiasmar al público convencional, los críticos se muestran menos indulgentes: una estrella de casting no resultará nunca una artista creíble. ¿Una identidad propia? No existe en los reality shows, por más que uno se esfuerce por cambiar el rumbo de su trayectoria profesional.

Pero esto es olvidar que Stefanie Heinzmann da conciertos concurridos en Alemania y Suiza y con regularidad saca al mercado álbumes con canciones compuestas por ella misma. A sus 32 años, además de su vida de famosa, recorre también el camino habitual del artista, sin tomar atajos.

Stefanie Heinzmann: «Labyrinth». BMG, 2021.

Por eso, su nuevo álbum “Labyrinth” [“Laberinto”] merece ser escuchado sin prejuicios. La verdad es que esta obra, la sexta de Heinzmann, empieza bastante bien. La canción que lleva el título del álbum suena a electro-dance-pop fresco y moderno, groovy y funky. El segundo tema, “Best Life”, atrae por su estribillo pegadizo. Y también el tercero, “Would You Still Love Me”, tiene un comienzo prometedor. Sin embargo, el álbum no tarda en perder ímpetu: se repite demasiado un patrón estereotipado, con un concepto que oscila entre un pop radiofónico demasiado previsible y un ritmo bailable de discoteca.

Desde Hamburgo, el productor Steffen Graef ha dotado las canciones de Stefanie Heinzmann de un toque moderno con teclados potentes, ritmos crujientes y un sonido general muy animado. Por momentos brilla también la pasión en la voz de Heinzmann, esa voz de soul que la hace inconfundible.

Pero, ¿qué hay de la identidad? Por muy simpática que sea Stefanie Heinzmann, al final la respuesta es tan desalentadora como poco sorprendente: “Labyrinth” es música estereotipada, de una estrella estereotipada. Por el momento, debemos darles la razón a los críticos.

image.alt
top