Menu
stage img
  • Oído

Nueve idiomas, un mismo sonido

31.07.2018

La joven cantante suizo-albanesa de jazz y compositora Elina Duni es un auténtico fenómeno. Su voz impresiona tanto como su personalidad y su aspecto: esta mujer cautivadora, políglota, ágil, llena de vida, con encanto francés y una inteligencia muy viva, es al mismo tiempo una artista comprometida, con una profunda sensibilidad por la música melancólica.

Nació en Tirana en 1981. Como hija de una escritora y un director de cine, se crió en un hogar de artistas. Pisó el escenario ya a la corta edad de cinco años, aprendió a tocar el violín y, más tarde, el piano. A los diez años se trasladó junto con su madre, quien entretanto se había divorciado, de su Albania natal a Suiza: después de una breve estancia en Lucerna se fue a vivir a Ginebra. “Para mí, la lengua de la poesía sigue siendo el albanés”, declara, “aunque mi lengua intelectual es el francés”. Por si fuera poco, habla también el alemán de Berna con un acento lleno de gracia.

En la Escuela Superior de Artes de Berna estudió canto y composición. Allí conoció al famoso pianista de Lausana Colin Vallon, con el que fundó su cuarteto. Sus ídolos fueron Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Shirley Horn y Sheila Jordan. No obstante, también se mostró abierta al rock y a las músicas del mundo.

“Partir” es el nombre de su nuevo y tercer CD, que publica con el reputado sello de ECM. Elina Duni renuncia, en este caso, a su probada banda y se acompaña ella misma, alternando entre el piano, la guitarra y la percusión. Ocasionalmente canta también a capela. Ha seleccionado doce canciones procedentes de todos los países del mundo. Escuchamos una canción popular de Kosovo, otra de Armenia y otra más de Macedonia. Sin embargo, también hace incursiones en el fado portugués y en la Italia de Domenico Modugno. Cita a Jacques Brel con su Je ne sais pas, mientras que Suiza está representada con Schönster Abestärn.

Aunque esto pareciera una miscelánea para amantes de la globalización, nada está más lejos de la verdad: este álbum conforma en sí una unidad, cuyos tonos invitan a la meditación, aunque el tema es “partir”. Pero no se trata de un partir eufórico o, incluso, a la ligera, sino de un partir prudente y, en ocasiones, melancólico. Un partir que Elina Duni canta con gran presencia y con una fuerza magistral.

“Partir” no es una obra menor; es una obra en la que la solista Elina Duni lo da todo: se lanza al vacío sin red, asumiendo los peligros de su actuación. La escuchamos embelesados.

Manfred Papst

 

ELINA DUNI: “Partir”, ECM

top