Menu
stage img
  • Oído

Hip-hop a la vieja usanza

22.07.2020 – Marko Lehtinen

El rap en dialecto desde hace mucho tiempo ha dejado de ser innovación. Sin embargo, estamos tan acostumbrados a relacionar esta música con la “cultura juvenil”, que nos resulta extraño caer en la cuenta de que los pioneros de este género son ahora respetables padres de familia, bien entrados en los cuarenta.

Entre los raperos ya mayores figuran los integrantes de Chlyklass, un grupo que se formó congregando a los artistas más destacados del género en dialecto bernés. Cada uno de ellos ya era conocido cuando publicaron juntos su primer álbum, “Ke Summer” [“Ningún verano”], en 2005. Después se separaron y hasta el siguiente álbum, “Wiso immer mir?” [“¿Por qué siempre nosotros?”] tuvieron que transcurrir diez años.

Ahora Chlyklass está de vuelta, integrado por los grupos Wurzel 5 y PVP, y los artistas Greis, Serej, Baze y Diens. Su tercer álbum, “Deitinge Nord” [“Deitingen norte”], así llamado en honor de una localidad suiza, viene a demostrar que el rap en dialecto bernés continúa funcionando a la perfección, aun en su etapa más madura. Las rimas siguen fluyendo, los ritmos son austeros y la fidelidad de este colectivo a la vieja escuela del rap resulta totalmente convincente. Aquí, la edad revela su lado positivo. El ritmo de sus canciones hace resonar como un eco las raíces del género y la letra refleja la madurez de esta banda: estos raperos han envejecido en su mundillo y lo dicen en sus canciones: rememoran y comparan; se juzgan a sí mismos y constatan que siguen haciendo la misma “Scheiss” [“mierda”], palabra que posee aquí una connotación claramente positiva. La autenticidad es una de las principales virtudes de este género musical.

Naturalmente, a veces Chlyklass fanfarronea bastante. Pero eso es parte del hip-hop. En ocasiones, estos raperos se conforman con evocar simples aspectos de la vida cotidiana. Así, en “Nid üses Revier” [“No es nuestro territorio”] hablan de un padre de familia que proyecta sus deseos de libertad en su perro: lo deja escapar, imaginándose que sobrevivirá solo en la naturaleza, como si fuera un lobo.

En resumidas cuentas, los once miembros de Chlyklass han logrado adaptar la letra de sus canciones al mundo real de los padres de familia. “Deitinge Nord” es un álbum divertido, directo, inteligente e intemporal –un buen ejemplo de que los pioneros del rap pueden cumplir años sin perder su relación con el presente–. O dicho de otra manera: el buen rap en dialecto de cuarentones para cuarentones existe. Un rap maduro y, al mismo tiempo, lleno de frescura.

Chlyklass: “Deitinge Nord”. Chlyklass Records, 2020

top