Menu
  • Editorial

¿Cómo ha de ser nuestra relación con el lobo?

03.04.2020 – Marc Lettau

“¡Abuelita, qué dientes más grandes tienes!” – “¡Son para comerte mejor, Caperucita!”. Nada más decir esto, el lobo saltó de la cama y se tragó a la pobre Caperucita. En cuanto el lobo sació su apetito volvió a tumbarse en la cama, se durmió y empezó a roncar muy ruidosamente... Todos conocemos este cuento destinado a los más pequeños. Y ¿qué les enseña? A temer a los lobos y a desconfiar de ellos.

Este cuento cobrará actualidad en mayo, cuando los suizos, para la mayoría de los cuales el lobo sólo es un misterioso personaje que aparece en los cuentos, decidan en las urnas qué relación desean tener con este animal. Se pronunciarán en torno a la Ley de caza para decidir si el lobo, que ha regresado a los Alpes suizos y al Jura y que, sin duda, llega en ocasiones a matar animales domésticos, debe continuar gozando de total protección o si debe permitirse su caza, incluso a título preventivo.

Querámoslo o no, Caperucita no dejará de jugar un papel en esta votación, porque a fin de cuentas se trata de una confrontación que se nutre de proyecciones a la vez hermosas y escalofriantes, de un plebiscito en el que se enfrentan emociones, y dos visiones de la naturaleza contrapuestas: por un parte, tenemos a los habitantes de las ciudades, que idealizan al lobo como símbolo de una naturaleza salvaje y romántica; y por otra, a los habitantes de la montaña, que sólo ven en él a una bestia al acecho de sus ovejas, por lo que exigen una Suiza libre de depredadores y se sienten despojados de su derecho de decisión. Suiza está amenazada por una nueva brecha entre la ciudad y el campo.

Al lobo no le afectarán mucho los resultados electorales: está recuperando poco a poco su hábitat en los Alpes y el Jura, independientemente de los comicios. ¡Esperemos que continúe haciéndolo! En medio de la crisis de la biodiversidad y la extinción de especies, que también en Suiza se vuelve cada vez más patente, el lobo representa la esperanza: un desaparecido, un animal que había sido exterminado, está de nuevo aquí. Sigámosle la pista en la página 6 y siguientes.

El tema central, la “iniciativa para limitar la inmigración” sobre la que se decidirá también este 17 de mayo, no posee connotaciones mitológicas, sino efectos muy concretos: si se acepta esta propuesta presentada por la UDC, Suiza tendrá que rescindir el acuerdo con la UE sobre la libre circulación de personas (ver página 10): esto tendría graves consecuencias, sobre todo para los 460 000 suizos que residen en países de la UE y dependen en gran medida de las buenas relaciones entre Suiza y la Unión Europea.

Marc Lettau, redactor jefe
top