Menu
  • news.admin.ch

Se suspende la votación electrónica: el sistema se encuentra en proceso de reestructuración

18.09.2019 – EDA

La votación electrónica gozaba hasta ahora de gran popularidad, sobre todo entre los suizos en el extranjero. Su actual suspensión en Suiza les afecta directamente.

Hasta principios de este año, la votación electrónica se ofrecía en diez cantones, a través de los sistemas de Correos de Suiza y del cantón de Ginebra. Hoy, ambos sistemas han dejado de funcionar. ¿Por qué?

El cantón de Ginebra anunció ya en 2018 que no seguiría desarrollando su sistema de votación electrónica. En junio de 2019 comunicó que a partir de ese momento el sistema ya no estaba a disposición del público.

Correos de Suiza preveía usar por primera vez en 2019 su nuevo sistema de votación electrónica, totalmente verificable. En febrero de 2019, reveló el código fuente y sometió su sistema a una prueba de intrusión pública, que superó con éxito. Sin embargo, algunos investigadores detectaron graves deficiencias en el código fuente, que afectaban tanto al sistema actual como al nuevo. Como consecuencia, Correos decidió dejar de ofrecer el sistema actual y dedicarse a mejorar el nuevo. Correos prevé ofrecer el sistema a los cantones a partir de 2020, para una fase de prueba.

En marzo de 2019, después de percatarse de las deficiencias del sistema de Correos, la Cancillería Federal determinó hacer un balance de la situación. Las deficiencias evidenciaron también puntos débiles en los procesos de certificación y autorización, que deben ser analizados. Sin embargo, la Cancillería Federal no tiene evidencias de que se hayan falsificado votos debido a las deficiencias detectadas.

Por eso, no hay actualmente ningún sistema de votación electrónica disponible en Suiza.

La votación electrónica no se convertirá todavía en un canal de votación regular

En 2017, el Consejo Federal inició el proceso destinado a establecer la votación electrónica como tercer canal de votación, junto con las urnas y la votación por correo. Para ello era necesario revisar parcialmente la Ley Federal sobre Derechos Políticos, con el fin de simplificar el proceso de autorización; de esta manera se habrían reglamentado también los principales requisitos legales, a saber, la verificabilidad del voto y del cálculo de resultados, la transparencia de los sistemas y la accesibilidad.

Por lo pronto esto no ocurrirá. Las consultas han demostrado que en su amplia mayoría los cantones y los partidos están a favor de la votación electrónica. La conferencia de los gobiernos cantonales, así como 19 cantones, se han pronunciado para que el voto electrónico se convierta en un canal de voto ordinario. Sin embargo, la mayor parte de los partidos consideran que esta transición es prematura. Por eso, el Consejo Federal se pronunció en junio a favor de mantener la votación electrónica en su fase de prueba y reestructurar este servicio de aquí a finales de 2020, en colaboración con los cantones.

La votación electrónica se sigue considerando un servicio importante para los electores. El objetivo es crear un servicio estable, con sistemas de última generación. Esto incluye ampliar los controles independientes, aumentar la transparencia y la confianza, así como lograr una mayor participación de los medios científicos. Con este afán se están revisando actualmente los requisitos y procesos, para volverlos a definir.

top