Menu
stage img
  • Leído

Retorno al drama familiar

17.08.2015

“Decidió no pensar más en su país.” Esto es lo que hace el joven protagonista en la primavera de 1967, en Hamburgo. Pero poco después se ve bruscamente arrancado de su vida cotidiana de estudiante, cuando recibe un teletipo de su tía Rosa. Jón regresa a su país, a la isla de Islandia, en un buque de carga. Su madre está agonizando y quiere desvelarle el secreto familiar celosamente guardado durante mucho tiempo. Pero tras la noche del fallecimiento de su madre, Jón sólo puede acordarse de una palabra: “árbol”. Cuando cae en la cuenta de que se trata del exótico árbol del cielo, plantado por su abuelo, los acontecimientos se precipitan. A los pies del árbol, mientas excava, Jón encuentra una calavera y luego un esqueleto completo. ¿Son los restos de su padre y el presidente de distrito, supuestamente ahogados en 1942 en el río de los glaciares y cuyos cadáveres nunca se encontraron?

Con gran maestría, Joachim B. Schmidt esboza y caracteriza las figuras de su novela „Am Tisch Sitzt ein Soldat“ (A la mesa se sienta un soldado): la tía Rósa, que se ocupa con gran firmeza del hermano de Jón, discapacitado mental, o los productores de ganado ovino, que sacan vida a la fría y árida tierra y escapan al largo y oscuro invierno bebiendo aguardiente de fabricación casera. La figura paterna es caracterizada con gran ternura, como la puede recordar un niño de dos años. El protagonista no sólo tiene que afrontar los oscuros secretos de su familia, sino también las dificultades de la gente que vive aislada en pleno norte del Atlántico. Muy hábilmente, el autor va cambiando los planos narrativos entre el pasado, cuando sucede el drama familiar en 1942, y los años sesenta. El desenlace de la historia puede parecer algo recargado, pero justamente ahí es donde queda patente el deseo de fabular del autor. Se trata de una auténtica novela de desarrollo en la que al final el protagonista al regresa a Hamburgo y se reconcilia con sus orígenes.

Joachim B. Schmidt, nacido en 1981 en los Grisones, donde se crió, vive desde hace ocho años en Islandia. Actualmente, este autor que aprendió el oficio de delineante, trabaja como periodista y escritor. También se ganó la vida como jardinero y peón. La patria de adopción de este suizo en el extranjero es un elemento determinante en sus historias – publicó la primera en 2010, y su primera novela, titulada «In Küstennähe» (Cerca de la costa), en 2013. Esperemos poder leer más historias de Islandia como éstas, tan magistralmente entretejidas.

ruth von gunten

Joachim B. Schmidt: „Am Tisch sitzt ein Soldat“; Landverlag Langnau 2014; 360 páginas; CHF 33,90; unos 26 euros. www.joachimschmidt.ch

top