Menu
stage img
  • Selección

Markus Seiler

13.01.2017

¿Cómo nos imaginamos al responsable de un servicio secreto? Probablemente como un personaje de mirada fría e impenetrable, de rostro inexpresivo. Pero lo más probable es que nunca lo lleguemos a conocer. Ese poderoso hombre sin rostro que se mantiene en la sombra da pie a muchas fantasías paranoicas y teorías conspiracionistas, incluso en Suiza. Es por ello que a últimas fechas el Director del Servicio Suizo de Inteligencia, Markus Seiler, de 48 años y originario de Turgovia, ha decidido hacer apariciones públicas más frecuentes.

Antes de la votación sobre la nueva Ley de los Servicios de Inteligencia, Markus Seiler defendió en “Arena” el proyecto tendiente a otorgar amplias competencias a su servicio. Lo defendió tranquilamente, pero con determinación y sobre todo con éxito: el pueblo suizo confió en él y aprobó la nueva ley. Después, Seiler presentó ante los medios un informe sorprendentemente detallado y transparente sobre las funciones y la vida cotidiana de su equipo en la lucha contra el terror y el extremismo de derechas.

Por supuesto, la inusitada accesibilidad, la circunspección y la mirada a veces ingenua de este simpático director no pueden ocultar el hecho de que en el futuro nadie ajeno al Servicio de Inteligencia (SIC) sabrá qué hace exactamente entre bastidores: la naturaleza de sus actividades así lo requiere. Pero Markus Seiler, politólogo y padre de cuatro hijos, le puso el año pasado cara al Servicio de Inteligencia, contribuyendo así a que el SIC sea un poquito más conocido por el pueblo.

Marko Lehtinen

top