Menu
stage img
  • Editorial

El pueblo tendrá que zanjar

27.08.2014 – Barbara Engel

El mundo entero está actualmente enloquecido con el fútbol. Muchos millones esperan emocionados que llegue el 13 de julio para ver lo que pasa en la final del Mundial de Fútbol en Brasil, que asimismo será la última gran actuación de Ottmar Hitzfeld, entrenador de la selección nacional suiza, con su equipo. Un equipo que, como pudimos comprobar, se compone en gran parte de suizos del extranjero. De los 23 jugadores, 16 viven en el extranjero – para saber en qué países, vea la ilustración en la portada. Con motivo de la despedida de Ottmar Hitzfeld publicamos en el apartado de deportes, a partir de la página 22, un retrato personal de uno de los entrenadores de fútbol con más éxito del mundo entero, que sin embargo siempre se ve acosado por dudas y temores.En Suiza reinan actualmente una gran inseguridad y muchos temores en lo que respecta a la ­política de inmigración. Tras el sí a la «Iniciativa contra la inmigración masiva» del pasado mes de febrero queda cada vez más patente hasta qué punto las reivindicaciones contenidas en la iniciativa de la UDC para limitar la inmigración afectan nuestras relaciones con otros países. El Consejo Federal intenta, firme y vehementemente, regular nuevamente las relaciones con la Unión Europea. Pero como el Ministro de Asuntos Exteriores, Didier Burkhalter (del PLR), explicó a principios de mayo, no es fácil adaptar simplemente los acuerdos bilaterales con la UE. Por eso, muy pronto los electores tendrán que decidir en las urnas si quieren aislarse o si desean que Suiza continúe por la vía bilateral. No obstante, antes de llegar tan lejos, tendremos que votar una vez más sobre las limitaciones a la inmigración en los comicios sobre la llamada Iniciativa Ecopop, que probablemente se llevarán a cabo antes de terminar el año. Esta iniciativa popular podría ser especialmente significativa para los suizos en el extranjero, ya que esta propuesta lanzada por círculos ecologistas reivindica una estricta limitación de la inmigración anual a un 0,2 % de residentes, lo que al nivel de población actual en Suiza supone unas 16.000 personas al año. En la práctica esto significaría que ni siquiera los suizos del extranjero podrían ya regresar a su país una vez alcanzado el cupo. A partir de la página 8 de nuestro apartado „Tema clave“ podrá leer más sobre la gente que ha lanzado esta iniciativa popular y sobre el tire y afloje político en torno a la inmigración.Por último tenemos que despedirnos de nuestro colega Alain Wey. Durante diez años formó parte del equipo de redacción de «Panorama Suizo», ahora quiere dedicarse a nuevas tareas. Con su especial interés por la montaña, con su afinidad por el mundo de la cultura y su particular acceso al mundo del deporte escribió sorprendentes artículos para «Panorama Suizo», contribuyendo en gran medida a la diversidad de los temas. Agradecemos sinceramente a Alain Wey por su gran labor y le deseamos mucho éxito en sus nuevos proyectos. Damos la bienvenida a Stéphane ­Herzog, nuestro nuevo colega en el equipo de redacción, periodista ginebrino con experiencia en varios medios.

Barbara Engel

top