Menu
  • Buzón

Cartas al director

29.07.2016

El Estado Islámico recluta también en Suiza. Entrevista con la experta Eser Davolio

Gracias por esta muy interesante entrevista. La experta dice que las motivaciones de los yihadistas suizos “son muy diversas, pero a menudo el compromiso es más ideológico o político que religioso. Esta última motivación está sobrevalorada. Los candidatos tienen una visión dicotómica del mundo: por un lado está el mundo musulmán y por el otro el occidental, cuyos valores, considerados decadentes, deben combatirse…” Mi pregunta es: ¿No es su ideología un sistema de creencias o teorías basadas precisamente en la religión del Islam? Desde un punto de vista histórico, el profeta del Islam era un líder religioso, pero al mismo tiempo político y militar. El Corán afirma una y otra vez que es el ejemplo que todo buen musulmán debe seguir. En vista de estos hechos, ¿no están separando aquí aspectos que deben considerarse como indisolublemente unidos? ¿Acaso no se nutren recíprocamente?

Oskar, Reino Unido

Un hombre del Valais al frente de la FIFA. Gianni Infantino atacado por todas partes

Según la prensa, parece que el nuevo Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, no es en absoluto mejor que su predecesor. Esperemos que no dure mucho en el cargo…

Karl Wicki, Thailandia

Fuerte presión sobre la cooperación suiza al desarrollo. La Confederación quiere ahorrar

No sé hasta qué punto la gente del Primer Mundo es consciente de que la población mundial pronto alcanzará los 8 000 millones. ¿Cuántos de ellos necesitan ayuda urgente? Diez o, incluso, veinte por ciento, según se calcula. La ayuda prestada es una gota de agua en el océano. He vivido la mayor parte de mi vida adulta en el extranjero y he visto mucha miseria. ¿Ayuda para la autoayuda? Muy bien, pero todas las infraestructuras también cuestan, y no precisamente poco. Estoy a favor de ayudar en el extranjero si con ello se pueden frenar los flujos de refugiados; pero esta gente vendrá de todas formas, pase lo que pase.

Ernst Rütimann, Thailandia

Vivo desde hace once años en África Central, junto al río Congo. Por experiencia personal y desde mi punto de vista, la ayuda humanitaria al desarrollo en zonas de catástrofes o en crisis es, efectivamente, la forma más útil y sensata de manifestar nuestra solidaridad con otros pueblos. Por eso pienso que sería muy perjudicial para nuestra dignidad hacer recortes en este sector. Sin embargo, me atrevo a poner en tela de juicio la ayuda financiera directa, en lo que se refiere a nuestro propio país y a nivel internacional. La ayuda financiera desaparece en los bolsillos de funcionarios y altos mandatarios que se enriquecen e impiden y sabotean todo tipo de desarrollo económico. A veces un poquito es mejor que mucho, cuando los medios disponibles se emplean correctamente. Pero para ello es de vital importancia disponer de un buen conocimiento del país “in situ” y analizar a fondo las condiciones reales. Sin embargo, los encargados de las instituciones de ayuda al desarrollo, parapetados en el microcosmos protegido de su oficina y su vivienda, desconocen las causas de los problemas de otros países y no son capaces de decidir ni de actuar con eficacia. Tales “inversiones” son, en mi opinión, contraproducentes, e incluso perjudiciales y por eso no sólo habría que reducirlas, sino incluso revisarlas por completo y plantearse de nuevo su utilidad.

Thomas Erwin von Arx, África Central

Vivo ya desde 1964 en el extranjero y dirijo desde hace 23 años una organización privada de ayuda al desarrollo que tiene mucho éxito. Si me avergüenzo de algo de mi país, es de que la Suiza oficial sea avara y de que los ciudadanos xenófobos se enfurezcan cuando millones de refugiados económicos quieren ir a Suiza. Por cierto, nosotros no necesitamos dinero de Suiza, puesto que ya somos una organización sostenible que se autofinancia.

René Schärer, Brasil

100 años de la OSE: mejor movilidad que emigración. Retrato de Annemarie Tromp

Los suizos residentes en Suiza no son los únicos que ignoran la existencia del Consejo de los Suizos en el Extranjero. Al menos un 99 % de los suizos en el extranjero también desconoce esta institución.

Michèle Ettlin Mollatte, Francia

top